Lo que Dios une que no lo separe Cadena Dial

Un cantautor es..

  1. m. y f. Persona que canta las canciones que ha compuesto, en las que, sobre la música, suele prevalecer un mensaje de intención crítica o poética.

Pero mi cantautor no es como los demás. No es de los cantautores que escriben y cantan sus canciones como Merche o Antonio Orozco. Tampoco hablo de hombres con pantalón desgastado y chaqueta de pana con rodilleras en las coderas. Mi cantautor es mucho más que eso. Tiene pelazo.

Hace unos años que le encontré y hace unos años que él me encontró a mí. Pero no soy su grupie. Soy mucho más que eso. Soy la fan perfecta. Siempre en primera fila pero en segundo plano. Solía esperarle mojada en la puerta de los bares. Yo bebía de su copa y él comía de mi tarta. Creía que la mitad de las canciones iban por mí.

Bueno, eso era antes.

Antes estaba siempre en primera fila porque el bar no tenía más de cincuenta sillas. Me quedaba en segundo plano porque podía hacerme la estrecha. Le esperaba mojada en la puerta del bar porque sabía que él saldría. Compartíamos copa y tarta porque las noches eran más largas que ahora. Y sólo creía que la mitad de las canciones iban por mí porque la otra mitad hablaba de follar.

Pero ahora no.

Ahora nunca estoy en primera fila. Estoy en un decimoquinto plano y ya no le espero en la puerta porque la puerta está llena de gente. Tampoco bebo de sus copas porque esperando a que me ofrezca me podría quedar más seca que la mojama y él no come de mi tarta porque ni yo llevo tarta ni él tiene hambre. La mitad de las canciones siguen yendo por mí pero ahora otras 3.000 niñatas personas piensan lo mismo que yo.

Ahora llena teatros, salas enteras, las entradas se agotan, la gente chilla, le gritan ‘guapo’. ¡GUAPO! A él. A mi cantautor. Al pelazo. ¿Guapo? Ni que fuera El Juli. Ya no le espero al salir ni hago cola para hacerme una foto con él. Ya no nos proponemos cosas. Su disco está en la Fnac. Ahora tiene web. Ya no vende camisetas, vende Colecciones Otoño-Invierno. Tiene videoclips. Ya no me llega el sudor ni puedo fijarme en lo bien que tiene cortadas las uñas de las manos. No puedo hacer inventario de las pulseras de su muñeca. Ahora no tengo sitio reservado. Ya no nos miramos. Ya no me ve.

Pero sigue siendo mi cantautor. Aunque suene en Cadena Dial entre Merche y Antonio Orozco.

gui

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s