La felicidad y las croquetas

El otro día estaba tirada en el sofá con una jodida resaca, escuchando el murmullo de la gente en la calle queriendo ser feliz los domingo a toda costa. No tenía planes, no había nada interesante en la nevera ni en la tele, no tenía ni frío ni calor. Tenía cero whatsapps por leer y una lavadora por poner pero pensé: Hacía tiempo que no estaba tan feliz.

La noche de antes, un tipo que no me conocía de nada me entró preguntando: «¿Eres feliz?» Qué cabrón, pensé. Luego sonreí y dije: «pues claro». Pero PUES CLARO NO. Y yo qué sé. Y tú quién eres. ¿Por qué no me preguntas si estudio o trabajo?

No quiero decir que no sea feliz pero la verdad es que no sé si soy feliz, supongo que sí pero… ¿lo estoy? ¿Lo soy? ¿O lo parezco? No sé. Sé lo que se siente estando feliz pero se me escapa lo de “ser feliz” así en general.

Siempre leo que las entradas de blog con una lista son más leídas. No quiero subestimar vuestra capacidad de seguir una historia pero tampoco sé muy bien cómo vomitar ordenadamente estas cosas sobre la felicidad:

a) Yo creo que la felicidad es como un orgasmo, es un momento concreto que dura poco. Tus poros expulsan felicidad, estás radiante, no te cabe la sonrisa en la cara, las hojas de los árboles en otoño no son marrón caca, ¡son dorado!, el sol no da luz, ¡brilla! y tu corazón ya no es un simple músculo, ¡es algodón! ¡de azúcar! Pero sólo por un instante. Luego todo vuelve a la normalidad. Todo lo demás de ese momento exacto no es felicidad, no sé lo que es, pero supongo que es otra cosa. La felicidad es algo que se vive en presente. El resto del tiempo, supongo que es paja. Bueno, no. Porque la paja da felicidad.

b) También pienso lo contrario. Que la felicidad es un estado natural transversal a nuestra vida. Nadie nace infeliz. Los momentos concretos más intensos hacia arriba (colocón) y hacia abajo (bajón) son puntos exactos en nuestra línea recta de felicidad. Por eso no creo que la felicidad sea un orgasmo. La felicidad es follar. De hecho, la felicidad ya es pensar que vas a follar. La felicidad está siempre ahí en mayor o menor intensidad. La felicidad no puede ser un orgasmo porque el verdadero estado de felicidad es lo de después: estar relajado y a gustico.

c)  Por eso creo que la felicidad entendida como una búsqueda constante de algo concreto, de esa piedra filosofal, de ese climax o deseo, no debería existir. La felicidad no se puede entender como “conseguir cosas” porque eso es una movida. Nos agotamos tanto llegando hasta la meta que no pensamos en todo lo recorrido, ¿qué pasa? ¿no vale? Las metas están bien pero no deberíamos pensar en lo feliz que seremos al conseguirlas porque nos lo perdemos todo. ¿No es esto un presente infeliz? Aunque estemos pensando en felicidad, lo es. ¿A qué nunca lo habías pensado? Pues sí. Eres un infeliz. Bueno no, estás infeliz. Y eso es muy triste.

d) A ver. La felicidad no es solo no estar triste. Tampoco creo que la felicidad sea tener todo lo que necesito: salud, amor, familia, dinero… La felicidad es no echar exageradamente en falta nada. Si no tienes amor pero tampoco lo echas en falta, esa es tu felicidad. Saber que está ahí también es felicidad. Se puede ser feliz sin tener todo el oro del mundo y más de una vez he visto a gente en el hospital (muy chunga) que era mucho más feliz que yo.

Ay, mira, no sé. Se me da mejor hablar de croquetas.

fl

3 comentarios en “La felicidad y las croquetas

  1. Este post me gusta. Es un tema muy interesante este de la felicidad. Y aunque quizas se te de mejor hablar de croquetas… no esta nada mal este post de empanadilla. Quien sabe lo que es la felicidad? Un orgasmo?. Los pajilleros serian pues los mas felices y todos tienen cara de amargados… no se… el otro dia por la carretera lei en una tapia una de esas citas que mandan a los crios hacer en las paredes tipo accion poetica………. “la felicidad es imaginar”…. tal vez sea eso.. imaginarla…
    Seguimos buscando….
    Te sigo leyendo…
    Se mas tu…

    Le gusta a 1 persona

  2. Ay amiga¡¡ No lo sabemos nadie. Los felices menos. Me parece a mi que seguiremos viviendo todos en la impostura. Pero bueno, todo esto de la vida tiene su aquel, incluso estando triste. 🙂
    Un saludo. A ver si descubrimos si es ser estar, parecer o estarse quieto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s