Love funnel

Love funnel. ¿Suena divertido, verdad? Pues no lo es. No es tan fun como parece. El origen de todo esto es el archiconocido brand funnel (eso que parece un embudo o una pirámide alimenticia invertida). Esa cosica-bonica que utilizan los sabios-de-lo-que-sea-que-sean-sabios para explicar qué hay detrás de un proceso de compra normal y cuánta gente se va quedando por el camino porque alguien lo está haciendo malfatal. Es decir, qué pasos se siguen hasta llegar a la estantería y decir «Oh, sí. Me lo llevo. Para mí, para siempre».

Como somos de naturaleza consumista y materialista *da un sorbo a su café de Starbucks y continúa tecleando en su MacBook Air* solo lo aplicamos a cosas comprables (marcas, productos…) pero yo pienso: ¿acaso hay algo que produzca más ansiedad por encontrar y adquirir que el corazón más rojo, precioso y amoroso del mundo? Al final, buscamos el amor (ok, nadie busca porque el amor surge como la magia y los vapores de Islandia) como quien va de compras. Miramos, comparamos, probamos y si hay otro mejor, cambiamos sin remordimiento. A veces no hace falta que sea algo mucho mejor, vale con que nos dé menos problemas. De precios mejor ni hablamos.

El Love Funnel (Embudo del Amor tiene menos tirón y me recuerda al vino de brik, pero ese es otro tema) también es un proceso que va dejando cadáveres sentimentales por el camino. Un maldito proceso de cuatro o cinco fases que no me he inventado yo. Ya veréis. En el amor también hay marketing y como en el amor: todos empiezan, muchos siguen, pocos continúan y casi ninguno roza la puntita. De la pirámide, claro.

f1

¿Cuántas personas saben que existes?

Notoriedad. Atención. Conocer. Que sepan de ti. Atraer a seres vivos.  Hacerse notar. Holaquétal. Igual te sueno de otras redes sociales o incluso de algún bar. Es probable. Me gustan las croquetas, ya te lo habrán contado. El reto es construir algo lo suficientemente atractivo y diferente como para calar. Que se acuerden de ti. De lo personaje que eres. De que te gustan las croquetas. De que alguien alguna vez te ha visto en Tinder. Tus redes sociales hablan de ti, tus amigos hablan de ti… Y tus exs también. No lo olvides. Esta fase es mundial, cualquier persona o extraterrestre con buen wifi puede entrar en contacto contigo. Mete barriga.

f2

¿En cuántas mentes calenturientas estás presente?

Familiaridad. Interés. Vale, me suenas. Ya te conozco. Tienes algo diferente al resto. Cuéntame más. Cómo podemos conectar. Quédate. Esto es como una primera cita. Cuenta tus ventajas y aliña un poco tus cosillas negativas. Facilita información. No me gustan las olivas y sería mejor retirarlas de la mesa, gracias. Parece normal aunque no lo seas. En este paso es posible que haya menos gente. Toda de calidad, por supuesto.

f3

¿Cuántos creen que tú sí que vales?

Consideración. Deseo. Eres una de las mejores opciones. Algunos ya querrían quedarse contigo. Da razones. Beneficios funcionales (sé hacer de comer) y emocionales (te sentirás muy bien cuando te haga de comer). Te tendrán en cuenta. Para cosas. Quieren saber más de ti y tú te das a conocer a fondo. En plan bien. Pueblo de tus abuelos, horóscopo, artes culinarias y amatorias, película favorita, no a los toros, sí a la adopción de animales, instinto maternal, gran experiencia dar besos con lengua, tortilla de patata con o sin cebolla, odias a Mr.Wonderful y esos matices tan arriesgados que pueden hundirte o elevarte al cielo del amor. Di la verdad. Siempre. A menos que quieras decir mentiras. Que también es respetable.

f4

¿Cuántos se quedan contigo?

Acción. Te compro. Palante. Dar el paso. Decidirse. Que te lleve a casa. Con su familia. Un domingo. A comer. Sonríe. Mmmmm. Qué rico todo. No. Pero no pasa nada. Luego vais al Burger en un #pliki.

f5

¿Cuántos siguen junto a ti?

Loyalty. Tema serio. ¿Te quiere solo a ti? ¿Repetiría? ¿Volverá a llamarte? ¿Te recomendaría? Y lo más importante, ¿sois felices?

lf

Ay, el amor. Que ni se compra ni se vende pero aquí estamos…  en el mercado.

2 comentarios en “Love funnel

  1. He intentado encontrar una pose o una impostura en todo lo que he leído de tu blog. Lo cierto es que se dibujan influencias., pero por encima de ellas destaca en todo lo que escribes tu personalidad. En ese aspecto eres muy diáfana. Eres un torrente apabullante, un Niagara desbordante en lo que escribes. Y escribes muy bien. No te estoy dorando la píldora. Tienes la virtud de enganchar y no agotar. .Se te lee de un tirón y siempre parece poco. Estoy convencido que con el tiempo además de un torrente, vas al conseguir ser un regato de agua clara. ..de esos que suavemente y despacio van entrando en la tierra..llegando más hondo que las torrenteras. Te seguiré leyendo aunque me eches se patadas.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s