Mis cuatro candidatos

Estos son mis 4 candidatos al amor. El 20D les digo algo.
(Adjunto foto de las medidas que proponen)

marMariano

Un gallego risueño y entrañable. Todo lo que le gusta, le gusta hacerlo flojito: correr, ir en bici, pensar… Normalmente habla sin saber y yo me río muchísimo. Al principio juntos, luego yo de él. Nunca sabes si va en serio. Y eso, lejos de ponerme cachonda, me pone bastante nerviosa. Prefiere verme por Skype, dice que se siente más cómodo detrás de la pantalla. No tiene whatsapp y me envía mensajes de texto. Su sueño en la vida es ser como Gandhi o como Paulo Coelho, según él, porque son grandes autores de frases que dan la vuelta al mundo sobre imágenes del Getty. En su perfil de Tinder tiene tres fotos: en el fútbol gritando como un orangután, otra foto en la que sale comiéndose un plato de lentejas con una servilleta atada al cuello y una foto suya en traje fumándose un puro mientras le asoma una banderita de España en la muñeca.

En la nevera tiene gazpacho marca Bertín Osborne y un bote de aceitunas La Española.

No le cae bien a nadie pero a su lado me siento muy lista y mejor persona. Comparativamente hablando.

Me quiere como soy pero ojalá fuese otra.

ab

Albert

Chulito catalán. «Soy el cambio que necesitas», me dijo mientras meaba asomándose por la puerta dejándolo todo perdido de pis. Es de los que mea, no se lava las manos y luego te acaricia la cara. Suele ir a Zara y pedirle a la dependienta que le meta los bajos del pantalón porque se mira al espejo con una tipa arrodillada ante él y se siente triunfador. La verdad es que nos queremos un montón, cada uno a sí mismo, yo a mí mucho y él a él demasiado. Gusta a todo el sector femenino de mi familia. Siempre oliendo tan bien, siempre sonriendo… Nunca sabe decir que no a ese octavo chupito de mistela que le ofrece mi abuela. Pobre, el alcohol le sienta fatal. Siempre que salimos a tomar una copa va corriendo al baño. Menos mal que al volver del baño es un Albert nuevo, renovado. Un Albert muy loco. Un Albert sin límites. Un Albert adicto a la vida.

En la nevera solo tiene Redbull.

Cuando paseamos por Chueca me repite mucho lo normal que parece toda esa gente. Es un hijo de la gran puta. Pero tiene cojones. Y pollón.

Me quiere como soy pero ojalá me cambiase completamente.

pedr.png

Pedro

Amigo de mi primo segundo de Ciudad Real. Vamos a todos los sitios en su coche y siempre se asegura de que esté sonando Vetusta Morla. Quiere molar y por eso quiere que yo esté con él. Se compra una mochila y me pregunta «¿así molo más?», se la cuelga solo de un hombro y me vuelve a preguntar «¿y así más?», la lleva en la mano «¿y qué tal así?». Mira Pedro, no lo sé. Cállate un poquito que tengo tu voz de ultratumba en la sien. Siempre cenamos lo mismo, vino, queso y uvas porque desde que lo vio en una película francesa no puede parar de hacerlo. Prefiere follar los sábados por la noche porque el sábado por la mañana juega a baloncesto. Cree tenerlo todo controlado pero lo único que tiene es una hostia.

Tiene la nevera llena de fruta de plástico.

Todas las semanas me envía un ramo prediseñado de flores y una caja de bombones de las que están en las cajas del supermercado con una nota que pone “Lo siento”. No porque haya hecho nada malo sino porque sabe que lo hará mal.

Me quiere como soy pero ojalá él me pudiese cambiar.

pab

Pablo

Nos conocimos en el 15M haciendo cola para que el departamento de comida vegana nos diese un chusco de pan. Nunca sabe qué ponerse. Echa de menos los polares Quechua. Le gusta debatir en el sofá y susurra los insultos. Lleva agujeros en los calcetines y a veces come directamente de la sartén. Nos desenredamos el pelo juntos. Compartimos secretos y acondicionador. Prefiere llamarme que escribir cien whatsapp. Pablo huele a la colonia de Bustamante que le regaló mi abuela. La pizza de plástico típica cubana le parece la hostia.

Es un intensito en el cuerpo de un camarero de la Sureña. Le da cien vueltas a las cosas. Piensa demasiado y se deja llevar para mal. Para él todo es mejorable menos aquel viaje que hicimos en Blablacar, haciendo couchsurfing y comiendo pan con fiambre que comprábamos en el supermercado.

En la nevera tiene medio limón reseco y dos tuppers de su madre.

Piensa que todo es mejorable y con razón le cuesta tanto dormir.

Me quiere como soy pero ojalá vote bien.

6 comentarios en “Mis cuatro candidatos

  1. Estupendo,Paula.☺☺.
    Además compruebo qun en esta ocasión no abusas de «HOSTIAS » ETC..Incluso lo de pollon queda de puta madre.
    Que más voy a decirte. Me tienes conquistado aunque me ignores. Cuando te leo creo que estas a mi lado leyéndomelo tu.
    Sigue así. No desfallezcas.
    Ir tentó buscar algo mal para darte unas collejas, pero no lo encuentro. Bueno. Utiliza más los punto y coma y menos los puntos suspensivos. Es por tocar los huevos. ☺☺😨
    Excelente. Un beso.

    Le gusta a 2 personas

  2. Creo que te falta un quinto candidato, aquel que se fue de tu cama de madrugada, sin despedirse, pero durante toda la noche fue generoso con la lengua y siempre dijo la verdad, y ni siquiera presume de tamaño, sabe que la tiene juguetona y traviesa.
    😜

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s