Lo de la coleta.

Captura de pantalla 2015-12-09 a las 12.19.49.png

Vengo a hablar de coletas. Tirantes o flojas. Secas o húmedas. Peinadas o por peinar. Altas o bajas. De gimnastas o de indignados. De ejecutivas o de presidentes del gobierno. No, espera. Eso no.

Vengo a hablar de lo de la coleta porque es horrible como la verdadera España supura por las rendijas de la supuesta modernidad. Vengo a hablar de la cola que trae lo de la coleta.

Este fin de semana estuve en el pueblo de mis abuelos y sin querer me vi en medio de un debate improvisado entre cuatro septuagenarios. Uno de ellos, con palillo en la boca, lanzó su piedra filosofal lapidando cualquier opinión de los allí presentes: «El guarro ese de la coleta, que debe lavarse como los gatos… qué sabrá él de política. Un señor hecho y derecho como Rajoy, que no nos dé sustos y que represente bien a España con lo que dice y lo que aparenta. España se merece un señor».

  1. El guarro de la coleta
  2. Se lava como los gatos
  3. Señor hecho y derecho como Rajoy
  4. Que no nos dé sustos
  5. Que represente bien a España
  6. Con lo que dice
  7. Con lo que aparenta
  8. Nos merecemos un señor

Siguió. Siguió. Siguió. Y siguió.

Lo peor (y lo que me asusta) de todo es que esto lo piensa gente que parece normal, pero no. Sé que no es un caso aislado diciendo una opinión personal. Me da un escalofrío cada vez que alguien empieza su discurso con «Es que el de la coleta», «el coletas», «el pelambreras ese». Guay si es de buen rollo pero intentar convencerme de cosas arrancando desde ahí, pues mira, no.

Yo me pregunto: ¿Y si Pablo Iglesias tuviese el careto de Pedro Sánchez y la planta de Albert Rivera? ¿Y si Pablo Iglesias tuviese el pelazo de Ashton Kutcher y la sonrisa de Brad Pitt? ¿Y si Pablo Iglesias te penetrase con la mirada como Miguel Bosé? ¿Y si Pablo Iglesias tuviera el nivel de atractivo Andrés Velencoso? En definitiva, ¿qué pasaría si Pablo Iglesias fuese otro? O mejor, ¿qué pasaría si no llevase coleta?

Pasaría que le sacarían otros cuatrillones de defectos y trapos sucios pero nadie le tiraría de la coleta. Y eso es lo que me jode. De todos en especial y de nadie en concreto. Somos una sociedad de mierda en la que sin ser noruegos con una follabilidad apabullante exigimos una estética, no sólo aceptable sino obligatoria. Una estética que huele a departamento de pequeños electrodomésticos de El Corte Inglés. Nos tenemos que disfrazar de una persona que no somos para las entrevistas de trabajo, nos tenemos que tapar tatuajes, nos compramos ropa gris para ir a la oficina, zapatos feos, camisas de rayas y bragas color carneNos tenemos que cortar la coleta. 

Porque los que van en traje son más serios, más profesionales, más de todo. Porque los clones azulesoscuroscasinegros que cruzan por la Castellana son mucho mejor que cualquiera de la otras posibles opciones. España es así. Juzganta por parte de madre y gilipollas por parte de padre.

Mientras tanto, seguiré preguntándome qué pasaría si Pablo Iglesias se cortase la coleta. Qué pasaría si no viésemos el aspecto de los candidatos y solo escuchásemos lo que dicen. Qué pasaría si solo juzgásemos el fondo y no la forma. ¿Qué pasaría si tuviésemos un Presidente del Gobierno con coleta y camisas del Lefties? ¿Qué pasaría si fuésemos menos idiotas en general y más sensatos en particular?

Me da igual que votéis a Podemos, PP, PSOE o Vox. Yo solo venía a hablar de lo de la coleta. Y de qué pasaría si pasasen cosas…

¡Suéltate el pelo!

 

 

 

5 comentarios en “Lo de la coleta.

  1. Me pasó lo mismo este puente. Con el mismo perfil de interlocutor. La queja era de la ausencia de americana «para taparse los rodalones de los sobacos». Yo comenté que de personas bien vestidas, con pelo corto y mensaje perfecto ya habíamos tenido bastante. Y no nos había ido muy bien.

    Buen post. Como siempre.

    Le gusta a 1 persona

  2. Te estoy aplaudiendo tan fuerte que seguro que me oyes desde tu casa. Basta ya de juzgar a las personas por las apariencias. La ropa, el pelo o los tatuajes no nos hacen mejores ni peores personas. Y por desgracia ese es el pensamiento que comparten muchísimas personas en España, es más, apuesto que ni siquiera lo piensan, si no que se lo han oído a alguien y se limitan a propagar ese odio que han creado algunos por su propio interés. Sin ir más lejos, Pedro Sánchez dijo ayer mismo que Pablo Iglesias no tiene «pinta» de candidato a presidente del gobierno. ¿De verdad? ¿En serio hay que tener una «pinta» concreta para gobernar un país? A ver si nos dedicamos a cultivar más nuestras mentes y no nuestros bolsillos…
    ¡Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  3. Aunque llegue con retraso, aprovecho. El peligro real es el que has mencionado, cuando pasa de la individualidad a un pensamiento plural; cuando en el Hormiguero le preguntan a Albert por su niña y a Pablo si fuma porros, cuando en el telediario de A3 presentan a algunos por sus cifras y a otros como «radicales antisistema» o cuando le dan una patadita a la gráfica para que las barras se estiren una mijina… y mientras tanto en los «sofales» de muchas, muchas casas miran y asienten, como borreguitos. Porque aunque los de arriba sea el pico de un iceberg que empezamos a construir nosotros, hay manos que mecen la cuna…

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s