Mr.Wonderful Presidente

Si hay algo que me hace empatizar con el resto de españoles es una cosa (solo una): no nos gusta nunca nada. Me declaro seguidora fiel de la queja diaria y si puede ser, de la sonora. Que si no se entera nadie, no luce igual.

Últimamente nos noto tristes. La gente llega a su trabajo con los ojos hinchados y sin ganas de soltar un chiste. Todo el café nos está malo y ya no hacemos hueco para irnos a tomar unas croquetas. El verano está al caer pero la vida es una mierda. No sentimos ni frío ni calor (metafóricamente hablando). Nos molestan los que llevan chaquetas y los que van en tirantes; los que llevan chanclas y los que aún piensan que las botas militares siguen de moda.

Los plátanos pochos con las últimas fresas negruzcas en la nevera y los primeros gazpachos que saben demasiado a pepino. La operación bikini sin anestesia y una desesperación veraniega que no cabe en el bañador. Esa sensación de tener que fregar siempre los cacharros que no has ensuciado. Esa maldita sensación de que estarías mejor metido en un cajón.

¡Hey, un momento! De repente, coges una taza al azar y sonríes. JEJEJE. #BUENOSDÍASCONALEGRÍA ¿Qué cohoneh está pasando? ¿Qué tiene esa taza de especial? ¿Por qué te hace sentir mejor?

Hemos inundado nuestras vidas con cachivaches random llenos de positivismo, buenrollismo, amorcismo y  repelentismo. La felicidad no estaba en el dinero hasta que una taza de doce euros te hace más feliz.

Compramos cosas que nos den un empujón, que sean algodón de azúcar para nuestros ojos y que encima te digan cosas bonicas justo cuando las necesitas escuchar. Necesitamos ser felices y nos esforzamos en serlo. Sin embargo esta moda se nos ha ido de las manos. ¡Mensajes bonitos hasta en los preservativos! ¿Por qué? ¿En qué momento alguien decidió que era buena idea diseñar una caja de condones que llamase la atención de mi prima de 6 años?

Con tanto bonitismo empiezo a tener escalofríos y pesadillas: ¿y si tuviésemos un presidente del gobierno llamado Mr. Wonderful? ¿Es eso lo que queréis?

Vota-Waldo-Black-Mirror

El drama no sería pequeño. Pensadlo bien. Un ente excesivamente amable de sonrisa forzada que caería bien a ancianos consumidores de la COPE, niños enganchados a la Play, señoras fieles a Bertín Osborne, adolescentes fans de Justin Bieber, buenorros marcapaquetes en la playa, a tu madre, a tu novio e incluso a ti. Llamaría a su partido político “Fábrica de ideas” y andaría todo el rato con el buen rollo de ese que da rabia y es de unfollow vitalicio. Sus intervenciones siempre empezarían con un «Vamos a hablar de cosas molonas», calificaría las ideas de Trump como «ideas originales para cuando menos te lo esperas», en las manifestaciones gritarían compulsivamente «¡no somos aburridos!» y nuestro ejército estaría formado por dependientas de El Corte Inglés (guerras no harían, caso tampoco).

Piénsalo. La gente pagaría (algunos ya nos llevan ventaja) por llevar merchandising del partido. Las ciudades se llenarían de banderolas color pastel y de alimentos que hablan y que te dan ganas de estampar contra la pared. Habría un canal de televisión en el que darían las noticias haciendo pareados: ¡La última ley como mola se merece una ola! ¡Suben los impuestos pero sonríe, ya puestos! ¡Sin democracia: juntos hasta el fin del mundo! 

Alístate en la Mr.Wonderfulmarina.

La vida puede ser maravillosa, jeje.

Un comentario en “Mr.Wonderful Presidente

  1. Últimamente estamos tristones… y creo firmemente que llevar la agenda de Mr Wonderful o beberte el primer café en su taza, son signos clarísimos de esa tristeza. Yo paso de alistarme…

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s