Personas animales

El sábado mientras paseaba a mi perro por Atocha, una mujer mayor (jamás señora) de etnia gitana me pidió dinero «por la salud de mi perro». Yo, conteniéndome, sólo negué con la cabeza y ella se dejó llevar:

«Ojalá se muera tu perro, se va a morir mañana. O esta tarde. Y que te mueras tú también. Y pronto».

Todo esto con muchas exclamaciones porque gritó mucho, muy fuerte y a mí se me hizo eterno.

Sé que no debí, que tenía que haber pasado de aquello pero no pude, giré por otra calle y me volví a casa. No tenía ganas de más. Hace una semana se fue mi perro del alma y no tenía nada para ruidos. Y menos de aquella de manera. Y menos así. La calle estaba llena de gente mientras la mujer gritaba y gritaba. Me dieron ganas de llorar. Y en Madrid, empezó a llover.

Disculpadme si me paso unos días la tolerancia por las partes más inocentes de mi cuerpo.

Y usted, señora, es una perra.

Qué coño perra. Usted, señora, es una mala persona. 

Imagen

(de nuestra parte)

Un comentario en “Personas animales

  1. Una vez una gitana me empezó a decir, si no lo mismo, sucedaneos a lo tuyo y tuve el santo potorro de mirarle a los ojos friamente y decirle : «que todo lo que hoy me deseas se vuelva en tu contra mañana». Se puso blanca (con lo morena que era) y se fue descompuesta.
    Piensa que ellas creen en las hijoputadas que dicen asi que con algo asi ls sentencias a su propia maldad infinita.

    *Siento mucho mucho mucho lo de Sultán.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s