Las tres (malditas) fases del amor

No sé qué me pasa… que siempre me pasa lo mismo.  No,  no son unas declaraciones de una folclórica con patillas. Es mi maldita vida. No hay historia de amor o aventura absurda de fin de semana que no pase por estas tres horripilantes y nauseabundas etapas. Tres. Ya sé que sería mucho más fácil si todo se resolviese en una escena, pero no. Yo no soy de esas.

 

Fase 1. El niño, que se ha enamorado.

Chico conoce chica que para su desgracia soy yo. Tenemos una cita. Una cita guay, desconcertante pero guay. El susodicho se engancha a mis rarezas, a mi humor inglés del norte y a mi forma de gesticular. Me invita a más vino blanco. Otra cita y otra. Me mira en silencio y sonríe. Me da los buenos días cada mañana y las buenas noches cada noche. Hace que nuestros gustos coincidan y casualmente le gustan las croquetas. Le pregunto que si se casaría conmigo por la iglesia de la cienciología con Chayanne de párroco y me dice que sí sin pensar. Alucino y él se queda parado. Me río fuerte mientras vuelve a abrocharse los botones de su corazón. Se imagina conmigo pero yo… intento seguir imaginándome sola. Hago un esfuerzo por no dejarme llevar. Me despierto y allí está mirándome. Me toca el pelo sin que se lo pida. Me dejo querer… pero de lejos. Me agobio un poco y da dolor de barriga. Me entra susto y lanzaría el móvil al váter cada vez que me llama.

Fase 2.  Me gustas mucho (tirorirorí)

Pero un día no me llama y se me cae la careta de Sirenita rancia a los pies. Que sí, que igual me he enamorado un poco. O bastante. La tortilla se ha dado la vuelta sin avisar. Quiero otra cita y no me la pide. Se la pido y me dice que no le viene bien. Me las devuelve todas con intereses y se hace el rancio con razón. Miro el móvil fijamente para ver si mi concentración hace que su neurona del amor se active y me escriba un mísero whatsapp. Miro otra vez el móvil, lo apago y lo vuelvo a encender – no vaya a ser que-. Me apetece todo con él. Le abrazo fuerte cada vez que nos vemos y me dan ganas de llorar cuando se va. Le lanzo indirectas, canciones, pinzas de tender y bolas de papel. Es perfectamente imperfecto. Pasa todos mis filtros, incluso los que no había pensado. Empieza el drama. Un día me imagino seriamente casándome por el rito de la cienciología con Chayanne moviendo el paquete en mi cara. Paso del vino, ven a mi casa a tomar zumo, a pasar la escoba… Yo qué sé. Meo rosa y sé que así no puedo vivir. Mira Mayra, yo me planto.

Fase 3. Modo-Hortelano: Ni comemos ni dejamos comer.

A chica le gusta chico y además chico está pillado por chica pero con tanta tontería ya no sabemos a quién le toca tirar. Me hago la interesante pero solo consigo parecer tonta. Tenemos ganas de vernos, de estar juntos… pero nadie se decide. Un día quedamos a tomar café como si fuésemos compañeros de trabajo y al volver nos freímos a whatsapps. Que si me hubiese encantado tal, que si podríamos haber hecho cual, que si te has ido muy pronto, que si MIERDAS. Nos damos más ‘Me gusta’ en Facebook que abrazos y lo más cerca que estamos de tocarnos es aumentar la pantalla con los dedos para hacer zoom en nuestra foto. Hablamos de amor por Twitter y hacemos FAV diciéndonos «ya… y yo». Antes de terminar la frase de «a ver si quedamos» ya he mojado las bragas y tú te has desabrochado el cinturón. Nos gustaría rodar en la cama pero nos conformamos con ver una serie cada uno en su sofá. Nos echamos de menos sin habernos perdido. Y lo peor es que pronto nos perderemos porque somos gilipollas.

*

La fase 3 es el gran bar de la sociedad. Salimos para entrarle a gente que piensa en otra gente que también está salida y no se deja entrar. La tercera fase está llena de pelusas y bombones de licor caducados. Es como un enorme Centro de Oportunidades de El Corte Inglés en el que suena todo el rato «Búscate otro más bueno, vuélvete a enamorar».

 

NY012016
Fui incapaz de encender el fuego de este apartamento de Nueva York. ¿Es, quizás (y solo quizás), una metáfora de mi vida amorosa?

(Publiqué este artículo en Intersexciones antes de ir a Nueva York)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s